Feeds:
Entradas
Comentarios

 

 

Ilustramos con este video la predicación de hoy domingo, acerca de la oración.

 

Vodpod videos no longer available.

¿Has asistido a nuestro seminario bíblico de los jueves? Pulsa sobre la barra roja y comprueba cuanto has aprendido.

 

 

 

 

¿De dónde viene el Canon?

Por: Pastor Evaristo Marrero

Los libros de la Biblia referidos como canónicos, fueron escritos por 40 autores a través de más de 1.500 años.  Estos libros demuestran una unidad increíble y única cuando son compaginados en un tomo que nosotros llamamos la Biblia. Obviamente, hay un autor divino detrás del proceso de confección de la Biblia, El cual estuvo inspirando a los autores humanos.  Una de las cosas que nos dice la misma Biblia es que Dios “respiró” o guió a los autores de la escritura a plasmar lo que él quería, lo cual está expresado en:

  • 2 Timoteo 3:16 dice: “Toda la Escritura es inspirada por Dios….”  
  •  2 Pedro 1:21 dice: “…Nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo.”

La palabra canon viene del griego “kanon”, que significa “regla”, nivel, o instrumento de medir.  Una de las reglas usada por los Cristianos para saber si los libros del Antiguo Testamento eran inspirados fue si fueron mencionados por Cristo Jesús.  El canon, en éste sentido, puede significar una norma de conducta o fe de lo que puede o no hacerse o creerse.  Podemos concluir que el canon se refiere a la pregunta de cuales libros son verdaderamente inspirados por Dios y tienen autoridad.  Esta norma de fe jugó un papel importante en la confección de una lista o catálogo de los escritos Judeo-Cristianos. Como consecuencia, tanto los judíos como los cristianos concuerdan y aceptan el canon del Antiguo Testamento, con excepción de ciertos libros históricos llamados “apócrifos” y “pseudoepígrafos”.

El Canon del Antiguo Testamento:

Aunque sobre el canon hebreo no hubo resolución oficial hasta el Concilio de Jamnia, alrededor del año 90 D.C., en la práctica ya había sido fijado mucho tiempo antes de Cristo.  Probablemente el canon ya había sido establecido en tiempos de Esdras y Nehemías (Esdras 2:2-4, 7:14, Nehemías 8:1,5,8). El canon comienza con la ley fundamental de los 10 mandamientos escritos por Dios sobre tablas de piedra que fueron depositadas y conservados dentro del arca (Éxodo 40:20).  Los escritos más antiguos del Antiguo Testamento, de los cuales tenemos copias hoy en día, vienen principalmente de:

1- La Biblia Griega (Septuaginta):
Los doctores Judíos de Palestina, tenían una “lista:” de 46 libros en el A.T. y los 72 doctores de Alejandría, la escribieron en Griego, con el nombre de “Septuaginta” (LXX: por lo de los “72 doctores”, 6 Doctores Judíos de cada una de las 12 Tribus).  Los manuscritos más antiguos del Antiguo Testamento son estos de la  “Septuaginta”,  escritos en los siglos 3 al 1 antes de Cristo.  Estos manuscritos también son conocidos como el Códice Alejandrino.

2- La Biblia Hebrea:
Fue escrita en el siglo 9 después de Cristo. Escrita por los “masoretas”, unos expertos judíos que inventaron un sistema para poner vocales al antiguo idioma hebreo que no tenía vocales.  Esta Biblia Masoreta tiene 39 libros en el A.T., que es número de libros aceptada por los protestantes igualmente.  Los judíos eran muy celosos y religiosos acerca de sus escritos, al punto que tenían un grupo de sacerdotes llamados escribas, dedicados a copiar los libros del Antiguo Testamento con una gran exactitud.  Es por eso que los pergaminos que tenemos hoy en día son extremadamente confiables y se puede decir que son una copia de los pergaminos originales.  Esto quedó demostrado cuando se descubrió la tercera fuente de pergaminos que tenemos hoy en día, los llamados:

3- Los “Manuscritos de Qumram”, del Mar Muerto:
Escritos por los Esenios, en hebreo, son importantísimos, por ser del siglo 2 antes de Cristo, y los que teníamos en hebreo eran del siglo 9 después de Cristo, los escritos por los “masoretas”.  En estos manuscritos figuran todos los libros de la Septuaginta (LXX), con una similitud impresionante a los ya conocidos.  Este es el hallazgo más importante de la Biblia en el Siglo XX, descubiertos en los años 1947 y 1948.  Estos escritos confirman  que los pergaminos que los Cristianos han tenido,  leído y estudiado por mucho tiempo, son iguales  a los originales.

Hacia el año 132 A.C. se afirma el canon del  Antiguo testamento, aunque es muy probable que haya estado en vigor en la época de los escribas como Esdras. 

Inicialmente, los judíos dividieron sus escritos en tres secciones: La Ley, Los Profetas y Las Escrituras.  La Biblia hebrea contenía solamente veinticuatro libros que corresponden a los 39 del Antiguo Testamento.  El número se altera al dividir los profetas menores en doce y al dividir en dos, cada uno de los libros de Samuel, Reyes, y Crónicas.  Finalmente, Esdras-Nehemías también se separó en dos libros.  En la Biblia Griega o Septuaginta, el Antiguo Testamento adquiere una división diferente y se hace en cuatro secciones determinada por la similitud de temas.  Este es el mismo orden que siguen las Biblias latina, católica y protestante:

  1. El Pentateco o los libros de la ley, también llamados “el Tora”:
    (Son los cinco primeros libros de la Biblia)
  2. Los Libros Históricos:
    (Narran la historia de Israel.)
  3. Los Libros Poéticos y de Sabiduría:
    (Son cánticos, poemas, y joyas de sabiduría), y
  4. Los Libros Proféticos:
    (Ellos predicaron mensajes de arrepentimiento y esperanza).

El Dr. Yatencyi Bonilla nos explica como en la formación del texto del Antiguo Testamento se utiliza la costumbre e historia hebrea para la formación de lo que llamamos la Biblia Hebrea:

Origen de la Palabra hebreo:

  • Hi-bri-him, los caminantes.
  • Viene de lsa preposición ‘Eber, que traduce “más allá de”.
  • Los hebreos llegaron del otro lado del Éufrates hasta Canaán, se posesionaron de la tierra y por eso les llamaron “Hi-bri-i-m”, “Los caminantes del otro lado de”

Veamos la división de la Biblia Hebrea (texto hebreo original), según la traducción de Esdras:

Su nombre:

  1. A.    Tanak
    1. Se crea con la primera letra (siglas) de cada división de la Biblia hebrea: (Torah, Nebi-i-m, Ketubi-m)
    2. Miqra
      1. Era uno de los nombres de la Biblia hebrea, pero actualmente este nombre no se usa.
        1.                                                     i.     La raíz hebrea de esta palabra significa lectura, esta palabra traducida al árabe es Corán
        2. Sus divisiones:

1)     El Pentateuco o los libros de la ley, también llamados “La Tora (significa instrucción):
(Son los cinco primeros libros de la Biblia)

a)    Bereishit (principio)– Génesis

b)    Shemot (Nombre) – Éxodo

c)     Vaiqra (Llamó) – Levítico

d)    Bamidvar (desierto) – Números

e)    Debarim  (Hablar) – Deuteronomio

2)    Los Nebi-i-m, viene de la palabra Nabí, que traduce “Profeta”.
Se subdivide en:

a)    Nebi-i-m Rishemom, sección conformada por los profetas anteriores:

i)       Josué: “El que salva”

ii)     Jueces: “El gobernante – el que gobierna”

iii)    1,2 Samuel: “El que escucha”

iv)    1,2 Reyes: “El mensajero”

b)    Nebi-i-m Ajaronim, sección conformada por los profetas posteriores, que a su vez se divide en:

i)       Profetas mayores:

(1)  Isaías

(2)  Jeremías

(3)  Ezequiel

ii)     Profetas menores:

(1)  Oseas

(2)  Joel

(3)  Amós

(4)  Abdías

(5)  Jonás

(6)  Miqueas

(7)  Nahúm

(8)  Habacuc

(9)  Sofonías

(10)                  Hageo

(11)                  Zacarías

(12)                  Malaquías

3)    Los Ketubi-m, se traduce por “escritos”.
(Estos son los últimos libros de la Tanak en escribirse), los trece libros internamente se clasifican en cuatro grupos:

a)    Salmos

i)       Salmos

ii)     Job

iii)    Proverbios

b)    Cinco rollos: Hames Meguillot, que se leían en las cinco fiestas judías:

i)       Ester – Tabernáculos

ii)     Ruth – Pascua

iii)    Lamentaciones – Expiación

iv)    Cantar de los Cantares – Año Nuevo

v)     Eclesiastés – Pentecostés

c)     Daniel

i)       Es un libro independiente en el grupo de los Ketubi-m, no está en los Nebi-i-m por ser escrito en la época de Antioco IV Epífanes, siglo II a.C. (tardío).

d)    Haggadá (libros de Historia), compuesta por cuatro libros que luego fueron separados, a saber:

i)       I Crónicas

ii)     II Crónicas

iii)    Esdras

iv)    Nehemías

Los Targumes:

Los Targumes en el idioma arameo son paráfrasis o traducciones interpretativas de la mayor parte del Antiguo Testamento, (a excepción de Daniel, Esdras-Nehemías, que ya estaban en parte en arameo), hechas cuando el Hebreo fue desapareciendo como idioma común de los Judíos, después del cautiverio Babilónico.  El traductor era llamado “meturgeman” y la traducción “tárgum”.  Estas interpretaciones orales se plasmaron por escrito dejando algunas copias que existen hoy en día.

Los Libros Apócrifos son libros históricos del período Antiguo Testamentario que son “buenos y útiles para leer”, pero no para ser usados como base para formar una doctrina (Martín Lutero). La Iglesia Católica usa la misma Biblia que la de los protestante, excepto por el hecho de que la Biblia Católica incluye estos libros. San  Jerónimo, traductor de la Biblia llamada la Vulgata (400 d.C.), fue el primero en llamarlos “apócrifos”, queriendo decir que eran de autenticidad dudosa.

Aunque estos libros fueron incluidos en algunas Biblias como la de la iglesia católica, se usó el nombre “deuterocanónicos” para estos libros apócrifos.  Este nombre significa “segundo canon”, o “segunda lista”.  La siguiente lista contiene quince libros: ocho de ellos, al igual que algunas adiciones a otros libros originales, todavía están en la Biblia católica, estos son:

1. Tobías,

2. Judit,

3. Sabiduría,

4. Eclesiástico,

5. Baruc,

6. La Carta de Jeremías (muchas veces incluida como apéndice a Baruc),

7. Primero de Macabeos, y

8. Segundo de Macabeos.

Los cuatro documentos que también están incluidos en la Biblia Católica, pero como parte de otros libros considerados canónicos en el mismo Antiguo Testamento  son:

9.   Adiciones al libro de Ester,

10. La Oración de Azarías y la Canción de los Tres Jóvenes,

11. Susana.

12. Bel y el Dragón,

Estos tres últimos están incluidos en el libro de Daniel.

Quedan tres documentos que, aunque fueron incluidos en la Vulgata, después fueron excluidos por el Concilio de Trento, en el año 1545, estos son:

13. 1 Esdras
14. 2 Esdras
15. La Oración de Manasés

El resto de los libros en la Biblia Católica son los mismos que en la Biblia Protestante.

Los Libros Llamados Pseudoepígrafos:

La palabra pseudoepígrafos, que significa falsas escrituras, es usada para describir los libros con nombres de grandes personajes bíblicos, (Adán, Enoc, Moisés, Isaías), para ganar prestigio, aunque no fueran de verdad sus autores.  Ni la iglesia Católica Romana ni las protestantes los han considerado nunca como parte de la Biblia.

La mayoría de estos libros se escribieron en el período del Antiguo Testamento y son de naturaleza apocalíptica.  Los nombres de los libros pseudoepígrafos son:

Libro de Enoc
Secretos de Enoc
Ascensión de Isaías
Apocalipsis de Sofonías
Apocalipsis de Esdras
Testamento de Adán
Apocalipsis de Baruc
Asunción de Moisés
Testamento de los Doce (Patriarcas).

Los Pseudoepígrafos del  Nuevo Testamento son escritos que en su mayoría son legendarios e imaginarios, pero que pueden contener trazos de información que se consideran auténticos.  Algunos de éstos escritos pretenden tener valor histórico dando datos sobre los discípulos, María la madre de Jesucristo, la niñez de Jesús, sus años perdidos, su resurrección, etc.  Entre algunos de estos libros se encuentran:

El Evangelio de Santiago
El Evangelio de Pablo
El Evangelio de Pedro
El Evangelio de Felipe
El Evangelio de Nicodemo
El Evangelio de los Hebreos
El Evangelio de María
Hechos de Juan
Hechos de Pedro
Hechos de Andrés
Hechos o Evangelio de Tomás
Historia de José
Epístola de los Apóstoles
Apocalipsis de Pedro
Apocalipsis de Pablo

Igualmente, hoy en día han surgido una serie de libros que claman conocer acerca de la historia de Jesús, de sus años perdidos, su linaje, y sobre todo, de lo que quiso enseñar, decir o expresar.  Sin duda alguna que la mayoría de estos escritos caen también en la lista de libros pseudoepígrafos: falsos, imaginarios, o legendarios.

La intención de la mayoría de estos libros es de desacreditar a las historias reales, documentadas, e inspiradas de los libros canónicos.  Algunos de estos libros van más lejos que la mera fantasía y distorsionan  la sana doctrina,  tratando intencionalmente de enseñar filosofías erradas de otras religiones o sectas.  En contra de éstos escritos, filosofías erradas, o falsos profetas nos previno tanto Jesucristo como los apóstoles como lo podemos leer en los siguientes versículos Bíblicos:

Mateo 24:4-5  “Respondiendo Jesús, les dijo: Mirad que nadie os engañe.  Porque vendrán muchos en mi nombre, diciendo: Yo soy el Cristo; y a muchos engañarán”.

Mateo 24: 23-24 “Entonces, si alguno os dijere: Mirad, aquí está el Cristo, o mirad, allí está, no lo creáis.  Porque se levantarán falsos Cristos, y falsos profetas, y harán grandes señales y prodigios, de tal manera que engañarán, si fuere posible, aun a los escogidos”.

1ra Juan 4:1  “Amados, no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus si son de Dios porque muchos falsos profetas han salido por el mundo”.

2da Juan 9 “Cualquiera que se extravía, y no persevera en la doctrina de Cristo, no tiene a Dios; el que persevera en la doctrina de Cristo, ése si tiene al Padre y al Hijo”.

 Los Ágrafos:

La palabra ágrafro,  significa “no escrito”, y se refieren a los “dichos verbales propios de Jesús” que no se escribieron como parte de los evangelios canónicos, exceptuando ciertos ágrafos escritos dentro de los libros canónicas, como por ejemplo, en Los Hechos 20:35 dice:  “Más bienaventurado es dar que recibir”.  Los ágrafos externos a los libros canónicos no son aceptados o se consideran pseudoepígrafos, como los 114 dichos del mal llamado Evangelio de Tomás, el cual no lo escribió San Tomás.  Los supuestos dichos son “gnósticos, no cristianos, y no coinciden con el lenguaje de nuestro Señor en el Evangelio, aunque parezcan similares o paralelos.

 

 

¿Estudiaste los libros del Antiguo Testamento? !Presiona el cursor sobre la barra azul, para que compruebes  tus conocimientos! !Exito!


 

 

Compartimos el estudio bíblico del jueves 19 de mayo, dentro de un rato publicaremos los ejercicios de práctica de los libros del Antiguo Testamento.

 

 

Lo prometido es deuda, aquí esta el estudio bíblico que dio el Pastor el jueves 5 de mayo. Siéntanse en libertad de comentar sus dudas e inquietudes, el Pastor estará en el blog para aclarar inquietudes.

 

A %d blogueros les gusta esto: